Suelo de Bambú

El suelo de bambú es una alternativa excelente para luchar contra la sobreexplotación de los recursos naturales que amenaza a los árboles de donde proviene la madera, y muy especialmente en relación con las maderas exóticas.

El suelo de bambú no proviene propiamente de un árbol, ya que el bambú, aunque comparte características con la madera, es una hierba. De hecho, es una hierba que crece rapidísimo, llegando a crecer hasta un metro al día, y puede adaptarse a cualquier clima.

Además, el suelo de bambú se dilata y contrae mucho menos que otras especies de madera, otorgando una gran estabilidad. Por otro lado, el suelo de bambú es también antiestático y antialérgico.

Dentro de las tendencias actuales que hay en cuanto a suelos podemos encontrar un gran número de propuestas, entre las que se encuentran los suelos de bambú, con diferentes precios y calidades. La decoración de la casa no se limita únicamente a los muebles y accesorios decorativos sino que también tiene que ver con algo tan importante como los revestimientos y el suelo por ejemplo.

  • Se trata de un material ecológico.
  • Cuenta con una gran belleza natural y no requiere de pintura o esmaltes.
  • A pesar de ser naturales son muy resistentes a los insectos y son muy fáciles de limpiar.
  • Cuenta con propiedades que le confieren una gran resistencia a la humedad, por lo que además de poder ser colocado en habitaciones, salón o pasillo, por ejemplo, también puede ser utilizado en estancias húmedas de la casa (baño y cocina).
  • Esta clase de suelos tiene una gran duración, incluso superior a la de algunos pisos de madera.

Características y Tipos de Suelos de Bambú

Los suelos de bambú macizos se fabrican uniendo tablas o tiras de bambú. Tienen una apariencia más natural y pueden ser teñidos o barnizados de cualquier color. Son algo menos resistentes a la humedad que los procesados. Cuando empiecen a mostrar signos de desgaste bastará con aplicar una lija fina y dar una nueva capa del acabado por el que nos hayamos decantado.

La instalación se realiza normalmente pegando la tarima al suelo o clavando sobre rastrel. Estos tipos de instalación son más complejos y ofrecen mayor estabilidad, aunque no están libres de inconvenientes. Los suelos a partir de fibras de bambú, aquellos que pasan por un proceso industrial, terminan teniendo una apariencia muy similar a la original y ganan algunas características adicionales:

  • Mayor resistencia a la humedad.
  • Más fácil de mantener.
  • Mayor resistencia a golpes y torsión.
  • Se encuentran disponibles en lamas con sistema de clic que permiten que cualquiera pueda instalarlos fácilmente. Se trata de un tipo de tarima flotante que se instala sin fijar al subsuelo.
    Este tipo de suelos de bambú es el ideal para su utilización en cocinas y baños.

  • NOVEDADES ÚNICAS Y EXCLUSIVAS

    Pídanos presupuesto sin compromiso

Abrir chat